Entre las butacas: Mío o de nadie, un “thriller” que quedo debiendo y mucho

0
Entre las butacas: Mío o de nadie, un “thriller” que quedo debiendo y mucho

Con una historia ya antes contada pero con la promesa de mostrarnos algo muy al estilo de “Perdida” o el peor de los de los casos al “La chica del tren”, “Mío o de nadie” queda debiendo a la audiencia demasiado.

La historia comienza fuerte, tranquila contándonos la historia de cómo Julia Banks (Rosario Dawson) deja todo para mudarse con su prometido David Connover (Geoff Stults) el cual tiene una niña pequeña y una ex esposa Tessa (Katherine Heigl) la cual es prácticamente perfecta o eso parece.

El guion es bueno al inicio, durante los primeros 45 minutos de la película el papel de Katherine Heigl es realmente espelúznate con ese comportamiento absolutamente perfecto, todo en ella es impecable su comportamiento, su vestuario, su cabello y maquillaje, sin embargo cuando se da cuenta que lo ha perdido todo, la historia se sale de control.

El personaje fue construido con cuidado, tiene una historia de fondo de porque es como es y lo entiendes, pero esperábamos más de ella, demostró al inicio de la historia que era extremadamente lista algo similar a Amy Elliot en “Perdida” lo cual al ver las últimas escenas nos demuestra que no es así y decepciona bastante.

Cabe destacar que la culpa no es de la actriz que la interpreta, pudieron haber puesto repito a Rosamund Pike quien hizo un impecable trabajo en “Perdida” y el resultado hubiese sido el mismo, aquí la falla está en el desenlace, tal parece que tuvieron el tiempo contado y no querían sobrepasar la hora y media que tenían planeada e hicieron todo demasiado rápido, fácil y poco creíble.

El papel de Rosario Dawson como Julia Banks desespera, a pesar de ser un personaje también cuidadosamente hecho es demasiado ingenuo y débil, que al final de la película logra vencer todos y cada uno de sus tormentos mágicamente para convertirse en la heroína de esta cinta que no convence.

El resto de los personajes son solo de soporte, que realmente no vale la pena reflexionar sobre ellos, la hija y el marido son algo así como el premio a ganar en esta guerra pero nada más.

El resto de los elementos, como la música y la escenografía logran cumplir con su trabajo y hacen que más uno de los presentes en la sala se le escape un susto o una exclamación de sorpresa, sin embargo hay detalles de continuidad visibles en algunas escenas que arruinan este trabajo.

Lo más triste de la historia, es la escena final donde se supone que es el “final feliz” pero le agregan algo más dando pauta a una segunda parte que nadie se atrevería ir a ver, así es que si pensabas ir a verla porque te atrapo el tráiler y crees que será una buena inversión para el fin de semana te recomiendo que pongas otra película en tu casa de este género que no decepcione tanto.

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares