2 de octubre de 1968: Momentos Claves del Movimiento Estudiantil de Tlatelolco

0
2 de octubre de 1968: Momentos Claves del Movimiento Estudiantil de Tlatelolco

Uno de los momentos que marcó la historia del México moderno ocurrió el 2 de octubre de 1968, cuando después  de dos meses de intensas manifestaciones de estudiantes en las calles de la Ciudad de México, el ejercito puso fin a las protestas mediante una masacre en la Plaza de las Tres Culturas. Este es un recuento de los puntos clave que dieron origen a aquel movimiento.

  1. Varios movimientos y manifestaciones surgieron en el mundo en aquel año,  como el Mayo francés, mientras en Estados Unidos, se realizaron diversas manifestaciones en contra la guerra de Vietnam,  y protestas por el asesinato de Martin Luther King. 

2. La UNAM y el IPN formaron un frente común a finales de julio, que incluía a la mayoría de las escuelas de nivel superior y medio superior del país, demandando democratización y el respeto a los derechos civiles. Este movimiento surgió después de la represión e intervención militar y policial en instituciones educativas, formando el Consejo Nacional de Huelga (CNH) para coordinar las protestas de estudiantes y académicos afines al movimiento.

 

3. El conflicto se extendió por toda la Ciudad de México, el 29 de julio, mientras las autoridades pretendían calmar el ánimo previo a los Juegos Olímpicos que iniciaron el 12 de octubre de ese año. Hubo autobuses quemados, se paralizó el transporte público, además, de que autoridades de seguridad reportaron artefactos explosivos y combustible en escuelas.

“Era un movimiento estudiantil popular fundamentalmente anti autoritario y contra la figura presidencial”, Gustavo Gordillo dirigente estudiantil”.

4. El Ejército irrumpió la Escuela Nacional Preparatoria 1 (Colegio de San Ildefonso), destruyendo de un bazucazo la puerta, para así iniciar la presencia militar en el conflicto, autorizada el gobierno.

Ante estos hechos, Marcelino García Barragán, secretario de Defensa Nacional, afirmó que el atentado fue responsabilidad de los estudiantes, calificándolo como una explosión interna.

5. Javier Barros Sierra, rector de la UNAM,  encabezó una manifestación de alrededor de 80 mil universitarios y politécnicos el 1 de agosto, como protesta por la represión y en demanda de la liberación de los estudiantes presos.

Barros Sierra mantuvo sus reclamos y acusó que no recibió notificación de la ocupación militar, también denunció que fue víctima de injurias y difamación, renunciando el 23 de septiembre de 1968.

6. El CNH acordó no realizar marchas el 1° de septiembre para no causar disturbios durante el informe de gobierno, aclarando mediante un comunicado que no tenía el objetivo (como decía el gobierno) de impedir los Juegos Olímpicos.

7. Díaz Ordaz en su informe de gobierno, declaró:

“hemos sido tolerantes hasta excesos criticados, pero todo tiene un límite y no podemos permitir ya que se siga quebrantando irremisiblemente el orden jurídico como a los ojos de todo mundo ha venido sucediendo”

8. Marcha del Silencio, frente a la propaganda oficial, los estudiantes acuerdan realizar el 13 de septiembre esta marcha para probar que ellos no eran los provocadores. Ante los comunicados que invitaban a los padres a no permitir que sus hijos acudieran a dicha manifestación porque se daría un baño de sangre, los estudiantes responderían  lanzando volantes diciendo que el silencio sería “más elocuente que las palabras que acallaron las bayonetas”. 

9. El 2 de octubre de 1968, miles de estudiantes se reunieron para realizar un mitin en la Plaza de las Tres Culturas,  en la unidad habitacional de Tlatelolco, en la Ciudad de México. El objetivo de la reunión era dar a conocer un pliego petitorio de 6 puntos al gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

 

10. El Ejército tomó  la Ciudad Universitaria de la UNAM el 18 de septiembre, desocupándola  un día antes de la manifestación en la Plaza de las Tres culturas.

11. El pretexto del operativo en Tlatelolco era el riesgo que fuera asaltada la Torre de la Secretaria de Relaciones Exteriores.

12. Un helicóptero lanzó una bengala sobre la plaza a las 6:10 de la tarde posteriormente surgieron disparos desde lo alto de los edificios, por lo que miembros del Ejército que resguardaban la concentración, respondieron con dispararos contra la multitud.

13. Ante el intercambio de fuego, la multitud se dispersó y varios manifestantes buscaron refugiarse en alguno de los edificios que rodean a la plaza. Horas después del inicio de la masacre, agentes militares y policías realizaron cateos y detenciones ilegales de manifestantes dentro de varios departamentos de Tlatelolco.

“El ejército ya estaba en toda la ciudad y nosotros ya estábamos acostumbrados a ese estado de sitio. Cuando empezamos a oír el ejército acercarse nos quedamos tranquilos porque los organizadores dijeron que el mítin estaba autorizado.

“Desde un edificio, vi que salió una luz, un fogonazo, que creo era una metralleta. Ahí vi que comenzaron a caer mis compañeros.” Ana Ignacia Rodríguez, conocida como “La Nacha” estudiante de la Universidad Nacional de México (UNAM).

14. El mítin de Tlatelolco  se realizó cuando faltaban 10 días para la inauguración los Juegos Olímpicos, situación que puso a la Ciudad de México  y al país como el centro de atención de los medios  de comunicación de todo el mundo, por un par de semanas.

15. Batallón Olimpia, formado para garantizar la seguridad durante las olimpiadas de México 68, fueron los responsables de iniciar los disparos. Tras la confusión inicial por los disparos, miembros de ese grupo paramilitar y del Ejército se coordinaron para detener ilegalmente a decenas de estudiantes.

 

16. El pliego petitorio del Consejo Nacional de Huelga pedia al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz el cumplimiento de  esos seis puntos:

  1. Libertad de todos los presos políticos, como estudiantes y activistas detenidos por manifestarse.
  2. Derogación del artículo 145 del Código Penal Federal, el cual regulaba los delitos de disolución social, como la difusión de ideas que perturben el orden públicoo afecten la soberanía nacional.
  3. Desaparición del cuerpo de granaderos, responsable de participar en varios actos de represión estudiantil previos al 2 de octubre.
  4. Destitución de los jefes policiacos Luis Cueto y Raúl Mendiolea, jefe y el subjefe de la policía capitalina y habían tenido roces con los estudiantes en varias ocasiones.
  5. Indemnización a las víctimas de los actos represivos. Antes de la masacre de Tlatelolco, ocurrieron varios enfrentamientos que dejaron estudiantes muertos.
  6.  Deslinde de responsabilidades de los funcionarios involucrados en actos de violencia contra los estudiantes y establecer un diálogo público entre autoridades y el CNH para negociar las peticiones.

17. Luis Echeverría Álvarez, en aquel año era el secretario de Gobernación, siendo el responsable de la hoy extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS), un órgano de inteligencia política y social.

En 2006, un magistrado federal emitió una resolución en la que se responsabiliza a Echeverría como el  “concebidor y preparador”de la matanza de Tlatelolco de 1968, que tuvo como objetivo destruir al “grupo nacional opositor Consejo Nacional de Huelga”, siendo sentenciado a prisión domiciliaria por genocidio. En 2009, un tribunal federal lo absolvió de dichos cargos.

17. Para recordar a los estudiantes caídos, en la Plaza de las Tres Culturas fue instalado un monumento. Por su parte, la UNAM creó el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, que incluye el Memorial del Movimiento Estudiantil formado por una instalación multimedia.

18. La masacre de 1968 ha inspirado diversas expresiones en la cultura mediática, como las cintas Rojo Amanecer (1989) y Verano del 68 (2013), esta ultima dirigida por Carlos Dobaldo, el libro La noche de Tlatelolco de Elena Poniatowska (1971), además de  las canciones Tlatelolco III (Masacre de Tlatelolco del 1968) de José de Molina y Lourdes Zubieta y Tlatelolco de la Banda Bostik.

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares