1969, el año de Woodstock: 3 días de paz, música y amor

0
1969, el año de Woodstock: 3 días de paz, música y amor

CUANDO EL SOL SE PONE, empieza la locura. En un imaginario paraíso poblado por gente que hace música, escucha música y baila y ama unida por la música, el oeste sería el territorio donde se celebrarían los festivales de la evasión, la paz y el amor a ritmo de pop, rock, blues y country.

Una zona donde “cualquier noche puede salir el sol”, como cantó Jaume Sisa; un espacio con tiempo limitado donde “la locura es como el edén”, según Jimi Hendrix. Éste fue el último en salir al escenario del festival de Woodstock (1969).

En pleno crepúsculo del tercer día de música ininterrumpida, ante 400.000 personas que ya estaban levantando el campamento, el músico psicodélico apareció con una camisa amerindia de ante blanco con largos flecos y cuentas de colores y una bandana púrpura en la frente, a juego con los reflejos de su blanca guitarra.

Antes que él había actuado y hecho bailar sus flecos y collares de cuentas Roger Daltrey (The Who), Janis Joplin, Richie Havens, Sly Stone… Confirmando que el rock y las estéticas del lejano oeste y el profundo sur norteamericanos están íntimamente ligados, como si los paraísos perdidos de indios y negros resurgieran gracias a la música liberadora de los conciertos. Woodstock ha pasado a la historia del rock como el festival que unió en su diversidad cultural a toda una generación.

En 1975, con Franco y la censura aún vivas, el festival de música de Canet Rock se celebró como un milagro en las afueras de Barcelona. Yo misma fui testigo del buen rollo y la provocación que durante más de 12 horas circularon entre las 20.000 personas que escucharon y bailaron al son de la cançó y del rock catalán: María del Mar Bonet, Pau Riba, Sisa (invisible pero audible), la Compañía Eléctrica Dharma, Orquesta Platería … Hubo mercadillo y sombreros tejanos de paja, pantalones acampanados, blusones indios, chaquetas de ante y botos camperos andaluces. Era la versión country y mediterránea del público local.

Nos sacudimos el polvo y la arena y volvimos a casa transformados por esa breve conquista del paraíso. Han pasado las décadas, y los festivales de música de Glastonbury en Inglaterra y Coachella en California son los que más suenan y los primeros que inspiran más modas que amores.

Woodstock Regresará Para Celebrar Su 50 Aniversario
Fue en 1969 cuando el mundo se vio sorprendido por el festival más increíble de la historia. Woodstock llegó para realizarse solo una vez en agosto de aquel año y ahora, a casi 50 años está cerca de volver con mucha más fuerza.

Su fundador y productor, MIchael Lang, expresó en una entrevista que ya están evaluando el venue donde se realizará el festival, así como analizando a las bandas y artistas que llegarán para esta edición especial que espera continuar cada año, tal como era la idea de Woodstock desde su creación, pero que solo pudo celebrarse de menor forma en 1979, 1989, 1994 y en su violenta edición de 1999.

Lang expresó que la gente merece que Woodstock sea de gran calidad y para esto tiene diseñado un plan que echó a andar desde inicios del 2014, cuando confesó que en cinco años emprendería la magna celebración de 50 Aniversario.

Distintos medios han señalado que New York sería de nuevo la sede, pero ante la imposibilidad de encontrar un espacio de grandes dimensiones, bien podría trasladarse a otra ciudad de Estados Unidos, o incluso llegar a algún país de Europa.

 

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares