Club de Cuervos dejó a la “afición” un buen sabor de boca pero ¿Fue suficiente?

0
Club de Cuervos dejó a la “afición” un buen sabor de boca pero ¿Fue suficiente?

No cabe duda que los hermanos Iglesias saben cómo mantener cautivo a su audiencia, la mercadotecnia y el uso de las redes sociales de los personajes como si fueran persona verdaderas fueron lo que hicieron de esta serie algo novedoso, si a esto le sumas que la historia es buena y nos lleva al mundo del futbol bueno, ahí tienes el resultado, tres temporadas, pero al finalizar la tercera uno se pregunta ¿Da para más?

No había querido dar mi reseña de esta temporada porque al igual de Game of Thrones, esperé a que todos terminaran de verla para poder dar una amplia opinión llena de spoilers, así que si no la has visto y no quieres enterarte, puedes abandonar el sitio.

Las dos primeras temporadas fueron excelentes, la idea novedosa, los personajes, los conflictos, los agarrones de pelos e incluso las escenas “fuertes” fueron condimentando la historia de la familia Iglesias y le empezamos a tomar cariño, pero en esta temporada la falta de algunos personajes y la ausencia de alguno de los ingredientes que hicieron especial a las dos primeras hicieron que esta temporada nos haga pensar si habrá más futuro.

No me lo tomen a mal, me encantaría que hubiera mínimo unas 10 temporadas de Club de Cuervos, pero han existido casos en donde por querer estirar demasiado la serie llega a no ser tan buena como cuando iniciaron y odiaría que esto pasara con los cuervos.

En esta nueva temporada, Isabel y Chava dejan a un lado sus diferencias para poder salvar una vez más el equipo de futbol que les heredo su papá, increíble pero cierto, los hermanos Iglesias por una vez en la historia dejan de tirarse mierda e incluso van a un psicólogo. Esta era una línea que no habían explorado los creadores de la serie y que tenían que hacer porque realmente no había otro camino.

En la uno, Salvador era el presidente y la cagó, en la dos Isabel era la presidente y la cagó (gracias a Chava pero bueno) y ahora esperábamos más gritos y sombrerazos porque los dos no se soportan y tienen que compartir oficina, si bien si tenemos un par de conflictos ahí no es lo que venían manejando y en mi punto de vista se me hizo hasta un poco falso que se llevaran tan bien tan rápido.

La ausencia del Potro, Tony, Mary Luz y hasta del propio Rafael (quien solo aparece en tres episodios) se resienten mucho, aunque Mary Luz y Potro tienen su final que justifica su salida de la serie, se siente forzado y de verdad hacen falta para esos momentos de tensión y de alivio con la comedia.

El personaje de Rafael de verdad que lo dejaron a un lado, siempre menospreciado, siempre invisible, en todo caso deberían de darle un final y punto, no que lo meten cuando ya no saben que más hacer y cuando lo hacen ni siquiera lo hace bien. Tony salió en un solo episodio, no supimos que pasó con él, mínimo lo hubieran “vendido” como el Potro.

El caso de Isabel decepcionó bastante en esta temporada ¿Dónde quedó Lady Elote?, el personaje de Isabel siempre me gustó, cabrona, fuerte y que no iba a dejar que nadie la pisoteara, eran las características de ella en toda la serie, no obstante todas estas características se fueron al caño durante esta temporada ¿Qué pasó ahí? Dejándose llevar por sus impulsos, sin pensar, esperando que todos le resuelvan los problemas, solo por algunas situaciones como las playeras, fue triste de ver.

Hablemos de lo bueno, los temas abordados dentro de la temporada, Salvador Iglesias aspirante a la gubernatura de Nuevo Toledo, el cual tiene más de 50 municipios (Amo esos detalles), una vez más una serie nos demuestra que la política de nuestro país es una burla y como llevamos años tratando de cambiarla y no podemos ¿Por qué no mejor nos reímos de ella?

El tema de la contienda electoral fue un tema brillante, que nos muestra una vez más como ya lo dije, lo “simple” que es que una persona sin preparación contienda para gobernar un estado, todo este tema fue tratado de la mejor manera que pudieron hacerlo, los elementos que usaron como Chumel Torres y sus críticas o la cachetada a Hugo Sánchez al estilo del gobernador de Chiapas fueron una joya y las disfrute bastante.

El otro tema que abordaron, al cual tuve que pedir ayuda a un experto en futbol, es el de los jugadores mexicanos cuyos derechos se ven aplastados por los dueños de los clubs y no tienen ni voz ni voto, lo cual se hizo una buena manera de abordarlo e iluminar a todos aquellos que no sabemos ni qué onda con eso.

Los nuevos personajes son una maravilla, con excepción de Isabel Cantú, el pepenador, el papá de Isabel Cantú y el zombie, son sin dudarlo lo mejor de estos personajes, les tomas cariño y esperas que continúen y no los corten como sus otros compañeros.

El final decepcionó mucho, sin embargo abre la puerta para preguntar ¿Da la serie para una cuarta temporada? ¿Alguna vez dejaran de estar en la ruina y tendrán que dejar de salvar al equipo? ¿Será Cuau el salvador y nuevo dueño de los Cuervos? Solo lo sabremos hasta que se estrene la nueva temporada?

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares