El legendario baterista de Afrobeat Tony Allen ha muerto

0
El legendario baterista de Afrobeat Tony Allen ha muerto

Tony Allen, baterista pionero que ayudó a definir el Afrobeat durante su trabajo con Fela Kuti, murió hoy jueves a los 70 años de edad en París, según reporta Rolling Stone. Sin embargo, todavía no se oficializa su una causa de muerte.

Como miembro de la Africa 70 de Kuti, Allen ayudó a revolucionar el arte de la batería, con su trabajo en álbumes clásicos como “Gentleman” de 1973, “Expensive Shit” de 1975 y el trabajo más duradero de la leyenda de Afrobeat, “Zombie” de 1976. Cada lanzamiento presentaba los surcos resbaladizos, feroces y polirrítmicos de Allen. “Sin Tony Allen, no habría Afrobeat”, dijo una vez Kuti. Damon Albarn y Brian Eno también estaban cautivdos con la interpretación de Allen.

Allen nació en Lagos, Nigeria y no tomó las baquetas hasta su adolescencia. Estudió el trabajo de una variedad de bateristas de jazz, desde Art Blakey hasta Elvin Jones, Philly Joe Jones y Gene Krupa. En conversación con The Wire, Allen le dio crédito a Max Roach por haberlo puesto en el potencial del charles. Más tarde, Allen conoció al baterista Frank Butler, quien lo influenció a practicar la batería en las almohadas. “Añade flexibilidad”, dijo a The Guardian.

Allen también adquirió una amplia educación musical en el circuito del club. “América Latina, cuernos africanos, jazz, highlife … tenías que poder tocarlo todo, porque en el club lo pedían”, dijo Allen. Tocó con un atuendo de alta vida llamado Cool Cats y luego siguió ayudando a Victor Olaiya y Agu Norris.

Kuti conoció a Allen en 1964. “Lo primero que preguntó fue: ¿eres tú quien dijo que eres el mejor baterista de este país?’. Me reí y le dije ‘nunca lo dije’. Me preguntó si podía tocar jazz y le dije que sí. Me preguntó si podía tomar solos y le dije que sí otra vez”, recordó.

Allen pasó a servir como baterista en la banda de Kuti, Koola Lobitos. Inicialmente, los oyentes no estaban seguros de qué hacer con el grupo. “Era como un estilo de música revolucionario que llegaba al país. Estaban acostumbrados a la vida alta … Fue algo extraño para la gente” explicó Allen.

Además de su trabajo con Kuti, Tony Allen era conocido por sus colaboraciones con Damon Albarn: era miembro de The Good, The Bad and the Queen junto a Albarn, Paul Simonon de The Clash y Simon Tong de The Verve. Esa banda lanzó un par de álbumes, un LP homónimo de 2007 y “Merrie Land” de 2018. Allen, Albarn y el bajista de Red Hot Chili Peppers, Flea, bajo el apodo de Rocket Juice & The Moon, también lanzaron un álbum colaborativo en 2012.

En los últimos años, Allen se reconectó con sus raíces de jazz, grabó un EP tributo para su “héroe” Art Blakey y se unió a Jeff Mills para el Tomorrow Comes the Harvest de 2018. A principios de este año, Allen lanzó Rejoice, una colaboración con el fallecido trompetista sudafricano Hugh Masekela.

“Hoy, acabamos de perder al mejor baterista que haya existido. Ritmos y patrones tan complejos y con un nivel de comunicación tan alto que aún no hay palabras creadas para describir lo que él creó. Era de otro mundo. ¡Era de otro mundo! Un maestro músico y un maestro pensador”, dijo Mills en un comunicado.

Mientras que muchos oyentes piensan que tocar la baterpua y golpear el ritmo son sinónimos, Allen nunca se sintió así. “Algunos bateristas no saben lo que significa tocar suave, no está en su libro. Sé que puedo hacer que mis tambores derriben la casa si es necesario”. Pero sé cómo hacerlo sutil. Lo escuchas fluir como un río”, dijo a The Guardian en 2016.

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares