Las chicas del cable temporada dos, impulsando el poder femenino un crimen a la vez

0
Las chicas del cable temporada dos, impulsando el poder femenino un crimen a la vez

La primera crítica del año será para las chicas del cable, esta serie original de Netflix española que llegó a la plataforma en abril del 2017 y de la cual no esperábamos tener noticias hasta este año pero que nos sorprendió en Navidad con una segunda temporada y que temporada debo decir.

Las chicas del cable tenían una premisa muy clara, el poder femenino en la segunda mitad de los años 20 y como es que las mujeres de esa época soñaban con ser felices y libres, pero claro tenían que pagar un precio muy alto.

La primera temporada contó como todas las nuevas series con el factor novedad, la moda de esa época, el grupo de amigas que estaban unidad sin importar que oscuros secretos guardaran una de otra y por su puesto la historia de amor entre dos personas que se perdieron antes de poder ser felices juntos.

Esta segunda temporada, más obscura que la primera inicia con un crimen y termina quizás con otro más, abordando temas difíciles como lo es la transexualidad, el ser madre soltera en una sociedad machista, las crisis emocionales y el tema del aborto.

La historia inicia meses después de la traición de Lidia hacía Carlos y por supuesto con su ruptura puesto que él no es capaz de perdonarle lo que hizo, esto será favorable para Francisco o así parece, esta temporada hace crecer el potencial del triángulo amoroso entre nuestros protagonistas y terminara de una forma que en lo personal no estoy del todo contenta.

Para Carlota, la situación sigue siendo la misma, el no querer hacer pública su relación con Sara, no obstante esto se complicará con la noticia de que Sara es un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer y decide que lo mejor es buscar una solución a lo que está experimentando, haciendo que Miguel se sienta relegado.

Ángeles sigue con su marido abusivo y le ha dado una solución en la cual embarcará a las chicas en un viaje peligroso que pondrá su amistad en juego y bueno Marga que para mí es el personaje más soso de las cuatro sigue en su estire y afloja con su relación con Pablo, que si me caso que si ya no me caso, vaya hasta Marisol (la ex de Pablo) es más interesante que ella.

Con fallas en el crecimiento de algunos personajes como el de Francisco que solo le dieron cierto protagonismo y después se deshicieron de él como si fuera un secundario, el de Marga que nada más no puede crecer ni un poquitín o el Miguel que de verdad que la excusa que pone para ponerse como se pone tira abajo el tipo “moderno” como lo pintaron en la temporada uno.

El guión y las congruencias en algunos puntos de la historia se notan demasiado, pero en realidad no es un problema porque así se vivieron en la primera temporada, pero por favor ¿Alguien puede hacer algo con la música? Es que de verdad te meten de lleno en la época y de repente sale la música más moderna, que de verdad desentona demasiado.

El final no fue predecible, pero nos dejó con un final abierto para tenernos enganchados para la siguiente temporada, así que por lo visto tendremos más de las chicas del cable y de su búsqueda insaciable por su libertad

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website

Shares