Michael Jackson: A 10 años de su muerte, la corona se mantiene pero pierde brillo

0
Michael Jackson: A 10 años de su muerte, la corona se mantiene pero pierde brillo

Que Michael Jackson iba a ser una estrella se supo desde que era un niño, en una época en la que la exposición no llegaba desde los clics sino desde los ratings.

Lo que no se sabía era la dimensión de la polémica y tragedia que rodearía a la figura más importante del pop. Que así como se dio a escuchar en las radios también alcanzó los titulares de los periódicos, no necesariamente para destacar su más reciente éxito.

Michael Jackson es el Rey del Pop. Fue un título acreditado por la prensa y avalada por los fieles de la música. Es un reinado que difícilmente se puede discutir desde el plano artístico pero también, según medios y hasta en un grupo de seguidores, pierde relevancia.

El intérprete falleció el 25 de junio de 2009, a la edad de 50 años.

Diez años después, pese a recordarlo por sus temas, también se le recuerda por las acusaciones de pedofilia, algo que divide al gremio. Aquí repasamos diez de los momentos más significativos de su vida y carrera, y del porqué es necesario discutir la historia de Michael Jackson.

Su infancia

Michael Joseph Jackson nació el 29 de agosto de 1958, hijo de Katherine y Joseph “Joe” Jackson. Fue el octavo hijo en una familia de diez hermanos: Rebbie, Jackie, Tito, Jermain, La Toya, Marlon, Brandon (falleció 24 horas después de su nacimiento, era gemelo de Marlon), Randy y Janet.

Michael Jackson, en los inicios de su carrera, junto a sus hermanos (Foto Prensa Libre: Wikicommons).

Su infancia, o al menos los primeros años de ella, se desarrollaron Gary, Indiana, marcada por la influencia musical y religiosa de sus padres. Fueron sus padres, precisamente, quienes le enseñaron a él y sus hermanos a cantar y tocar instrumentos.

Esa iniciativa fue, también, la raíz de los problemas de Michael con su padre. El mismo Joe confesó que solía golpear a su hijo con tal de que ensayara entre dos a tres horas diarias.

Steve Knopper, autor de The Genius of Michael Jackson, escribió que Michael solía ver fuera de la casa a los niños vecinos jugar, algo que él no podía hacer por practicar.

Los Jackson 5

La realidad es que sí, Michael era una persona con habilidades y los ensayos se concretaron. Junto a Jackie, Tito, Jermaine y Marlon integró The Jackson 5, una banda que integró cuando tenía solo seis años.

De inmediato se dio a conocer como el menor, con cara de bebé, con una gran voz y quedó establecido como el líder vocal y carismático de la agrupación.

Entre los cuatro número uno que The Jackson 5 tuvo, el más representativo fue probablemente el de I Want You Back (1969). Una de esas versiones quedó registrada en el especial Going Back To Indiana, emitida en la televisión en 1971.

El Jackson número uno

Los pantalones, la voz, los pasos… Michael se consolidó y para los siguientes años de la década de los setenta ya se había distanciado del resto de su familia.

Todavía formó parte de The Jacksons, la segunda versión del grupo que firmó entonces un contrato con Epic Records y para los que Michael escribió varios éxitos como Shake Your Body (Down to the Ground) (1979) y Can You Feel It (1980), entre otros.

Pero para ese entonces, Michael ya era un ídolo adolescente y había publicado cuatro álbumes en solitario. Desesperado por los abusos de Joe, el artista se alió con el productor Quincy Jones, lo que le permitió dar el salto definitivo al estrellato.

Fue con su quinto álbum, Off The Wall (1979), con más de 20 millones de copias vendidas, el que le entregó definitivamente el estatus de estrella. Don’t Stop ‘Til You Get Enough y Rock With You son prueba de ello.

El videoclip

La consagración definitiva fue Thriller (1982). 37 semanas en el número uno de Billboard, más de 110 millones de copias vendidas en el mundo, 29 millones tan solo en Estados Unidos.

Ese impulso llegó de la mano del tema homónimo que fue promocionado con un cortometraje de 14 minutos que dio el salto del videoclip tradicional a uno con perfil cinematográfico. Se estrenó en los cines en noviembre de 1982, era un pedido recurrente en MTV, fue dirigida por John Landis y tuvo un presupuesto de US$500 mil, una cifra astronómica para la fecha.

La secuencia, ambientada en la década de los cincuenta, muestra la transición de un Michael que va al cine con su novia a ver una película de terror, que al salir caminan por un bosque y se muestra una coreografía que hasta hoy se sigue replicando.

Desde ahí, los videos de Jackson se mantuvieron con un alto estándar de calidad, aupados por la música y el baile, y que se vio en los posteriores Beat it y Billie Jean.

La transformación

Todo este éxito fue asumido difícilmente por Michael. Para Bad (1987), que tuvo 34 millones de copias vendidas, con piezas trascendentales como Bad, dirigida por el reconocido Martin Scorsese, y Smooth Criminal.

En esos clips también era evidente que el aspecto de la piel, la nariz y el pelo de Jackson cambió desde aquel video de I Want You Back, e incluso de Don’t Stop ‘Til You Get Enough.

Era un hecho que el físico del chico de Indiana ya no era el mismo. Las teorías del porqué sucedió ese cambio son varias. Sobre su nariz, el biógrafo Randall Sullivan aseguró que Michael quería tener la nariz “como Peter Pan”, inspirada también en el actor Bobby Driscoll, que fue modelo para la cinta (1953) animada de Disney.

También hay testimonios que sugieren que los hermanos y el padre de Michael siempre le molestaron con el apodo “big nose” (nariz grande), lo que sustenta el episodio complicado que fue la infancia del intérprete.

Reportes sugieren que las cirugías comenzaron cuando Jackson se fracturó la nariz a la edad de 21 años, mientras estaba en un ensayo de baile. Progresivamente el puente nasal y las fosas se volvieron más delgadas, hasta tener un aspecto irreconocibledesde cuando era niño.

Su piel, además, se fue aclarando gradualmente. En 1993, en una entrevista con Oprah Winfrey, admitió que padecía vitiligo y que eso provocó la despigmentación de su piel. Cirujanos plásticos, por el contrario, consideraron que el vitíligo no funciona de ese manera y que Michael pudo someterse a un proceso de blanqueamiento.

El tema Black Or White (1991), estimaron algunos periodistas y seguidores, es una referencia a esa transición.

El rancho Neverland

En marzo de 1988, después de millones de discos vendidos, Michael Jackson compró una propiedad en Santa Ynez, condado de Santa Barbara, California, valorada en US$17 millones. La nombró rancho Neverland: el país del nunca jamás.

El rancho Neverland tenía una variedad de atracciones y juegos (Foto Prensa Libre: AFP).

Una referencia clara a Peter Pan y el lugar donde los niños jamás crecían. Y, de alguna manera, de acuerdo con los testimonios, Jackson tampoco creció. Sometido a ensayos extendidos y una carrera musical temprana, junto con una figura paterna que más bien fue un agente, la analogía parece obvia: Michael quería recordar el tiempo perdido.

“Nunca tuve la oportunidad de hacer cosas de niño”, dijo en una ocasión. “Me identifico totalmente con Peter Pan, del País del Nunca Jamás”. Esas declaraciones y el comportamiento, según sitios especializados en psicología, reflejaban que Jackson padecía del síndrome de Peter Pan, que condiciona a los adultos a ser incapaces de establecer relaciones sin apartarse de un estadio de inocencia infantil.

El rancho Neverland está ubicado en Santa Ynez, California (Foto Prensa Libre: AFP).

Además de ser su residencia, Neverland era un parque de diversiones. Juegos mecánicos y de feria, animales exóticos, atracciones y bibliotecas. Todo para entretener a cualquier niño.

De gira, Jackson viajaba con Bubbles, un chimpancé, además de una serie de extravagancias, como rumores de dormir en una cámara de oxígeno o los huesos del Hombre Elefante.

La familia

La vida personal de Michael Jackson pasó a ser un tema preferido de los medios de entretenimiento y rumores. Sumado a las peculiaridades de su físico, su residencia y estilo de vida, las relaciones personales del artista también se vieron involucrados en sucesos extraños.

Entre sus primeros encuentros sentimentales está la que tuvo con la actriz Tatum O’Neal. Ocurrió en la década de los setenta. O’Neal tenía 12 años y Jackson, 17. Por la diferencia de años y aún menores de edad, la relación estuvo cercana a la polémica.

Lea también: ¿Michael Jackson usó su episodio en Los Simpson para atraer a niños?

También fue pareja de Brooke Shields, cuando ella tenía quince años. Se conocieron en los Óscar en 1981, cuando el cantante ya era mayor de edad. Él fue a la ceremonia con Diana Ross, conoció a Shields, bailaron en la fiesta posterior e intercambiaron números, recopiló MSNBC, lo que le hizo muy feliz.

Fue una relación esporádica, con etapas románticas, pero la mayoría como una amistad muy cercana. Shields afirmó a CBS, luego de la muerte de Jackson, que la atracción decayó a medida que el artista creció. Ambos mantuvieron una relación cercana aún cuando Shields salía con otros hombres y él, mencionó la actriz, preguntaba sobre ciertas situaciones sexuales, con la curiosidad de un niño. “Fue uno de los amores de mi vida”, contaría Jackson alguna vez.

Antes de Shields, Michael conoció a Lisa Marie Presley, hija de Elvis, en 1975. Ella tenía 7 años. Fue hasta 1992 cuando retomaron el contacto, se volvieron amigos, luego pareja y, finalmente, se casaron en una ceremonia en 1994.

Ella era nueve años más jóvenes y ya tenía dos hijos de su primer matrimonio. Se divorció y a los 15 días estaba casada con el cantante. La relación jamás pudo quitarse el sello de ser una estrategia de mercadeo para acallar las acusaciones de abuso de menores hechas contra Jackson en 1993, mientras que Presley buscaba grabar un disco.

El matrimonio duró 20 meses. Pese a las entrevistas y apariciones públicas, los esposos jamás consolidaron la idea de que el amor estaba detrás de la unión. La incomodidad era evidente. Se divorciaron en 1996 y ese año Jackson se casó con Debora “Debbie” Rowe, la enfermera de su dermatólogo. Una boda rápida en Australia y de la que surgieron dos hijos: Prince (1997) y Paris (1998).

La relación concluyó en 1999. Años después, la misma Rowe reveló que el matrimonio más bien fue un contrato, y que ambos hijos nacieron por inseminación artificial y que no se usó la esperma del artista. Un tercer hijo, Prince Michael (2002), recordado por el incidente de la manta, nació por una vientre en alquiler de una mujer aún desconocida.

Las denuncias

La primera acusación se hizo en 1993. Tras el éxito de Dangerous (1991), la policía de Los Ángeles investigó un supuesto abuso de Jackson hacia un niño de 13 años. Eso llevó a una búsqueda de evidencias en el rancho Neverland, donde se decomisaron videos pornográficos, pero ninguna evidencia del abuso.

“No soy culpable de esas acusaciones”, dijo Jackson en una entrevista. “Si soy culpable de algo es de ayudar a los niños alrededor del mundo”. El caso se resolvió después de un pago de US$20 millones y después, el cantante se casó con Presley.L

En 2003 se publicó un documental, Living With Michael Jackson (Viviendo con Michael Jackson), desató una nueva denuncia por supuestamente abusar de un niño sobreviviente de cáncer. Eso llevó a un mediático caso que se desarrolló en 2005, contó con los testimonios del niño, su hermano, una empleada doméstica de Jackson y hasta de Macaulay Culkin, el actor, que entonces tenía 24 años (y que aparece en el video de Black or White).

Jackson fue absuelto de todos los cargos.

El regreso frustrado

Lejos de la música, con un intento fallido de tener éxito en 2001, cuando lanzó el álbum Invincible. Puede considerarse sin éxito si se toma en cuenta que “solo” vendió 13 millones de copias, considerando las cifras de discos anteriores.

Seguidores de Michael Jackson colocaron imágenes y recuerdos del artista en el rancho Neverland, tras su muerte en 2009 (Foto Prensa Libre: AFP).

Desgastado por las acusaciones de abuso a menores y con unas finanzas estables pero cada vez menores, Jackson intentó recuperar su estatus de estrella con una serie de 50 conciertos con lo más exitoso de su carrera.

El show, llamado This Is It, jamás ocurrió. El comienzo estaba contemplado para el 13 de julio pero Michael falleció el 25 de junio. Sufrió un paro cardiáco provocado por una sobredosis de medicamentos y drogas. El médico de cabecera, Conrad Murray, fue hallado culpable por homicidio involuntario, sentenciado a cuatro años de prisión y liberado por buena conducta.

Todas las fechas de This Is It, que se celebrarían en la Arena O2 en Londres, Inglaterra, estaban agotadas. La expectativa era real pero las circunstancias eran aún más serias, con un Jackson cada vez más debilitado de su salud y físico, dependiente de una cantidad excesiva de medicamentos, sumados a los ensayos extenuantes.

Las prácticas fueron filmadas y posteriormente publicadas en una película y en un álbum conmemorativo.

El documental

En marzo pasado, diez años después de la muerte de Michael Jackson, HBO publicó el documental Leaving Neverland (Dejando Neverland), en donde se recopilan los testimonios de Wade Robson y James Safechuck, quienes aseguran que fueron abusados por el cantante cuando eran niños.

La precisión de los testimonios causó una nueva polémica alrededor de la carrera de Jackson. La impresión fue tal que algunas radios dejaron de pasar canciones del intérprete. Algunos aficionados y familiares, en cambio, lo defendieron. El grupo más cercano a Jackson prepara un caso en contra de HBO.

Los creadores de Los Simpsons decidieron retirar el episodio donde Michael participó, asegurando que él lo usó como una “herramienta” para atraer menores. La polémica continúa y jamás se apartará de la vida y carrera de Michael Jackson. Mientras que algunos ya se dieron por vencido, otros lo defienden. ¿Finalmente el rey perdió la corona?

nota original
https://www.prensalibre.com/vida/escenario/michael-jackson-a-10-anos-de-su-muerte-la-corona-se-mantiene-pero-pierde-brillo/

Leave a Reply

Name
Name*
Email
Email *
Website
Website